miércoles, 10 de mayo de 2006

entre terrestres y el cielo (Salta - Argentina)

Salta, la linda. Así la llaman a esta ciudad del noroeste argentino. La ciudad es un derroche de influencia colonial española. El centro de la ciudad acoge edificios de una arquitectura muy ornamental tanto en el interior como en la fachada. Tal es el caso de la catedral y la Iglesia de San Francisco

salta

Mucho más modesto es su precioso Convento de San Bernardo, convento de clausura y donde me dijeron buscan a nuevas monjas. ¿Alguna se apunta? Dan alojamiento y comida y ropa y cobertura emocional y…

a solas

La provincia también permite un alto disfrute. Valles, viñedos, quebradas, altiplano, ríos, salares… ofrecen una variedad bastante entretenida al visitante inquieto. Gran parte de la provincia está habitada con culturas indígenas que aún conservan costumbres tradicionales.
El terreno es apropiado para la práctica de deportiva; rafting, bicicleta de montaña, senderismo... Gracias a la Oficina de Turismo que me organizó un recorrido guiado a través de distintas agencias, pude realizar una actividad de quads. Eché en falta a mi amigo Belarmino, gran aficionado a esta práctica. Estaba temeroso por saber si sería capaz de dominar el vehículo pero la verdad es que es bastante fácil. Lo peor no fue eso sino el grupo que me tocó. Seis israelitas. Cuando me enteré no hizo falta que previniese a los guías. No eran lo primeros que llegaban. Pues nada más empezar empezaron a desobedecer las órdenes (orden, velocidad…). Intentaron de todo para controlarles pero no hubo forma. El colmo fue cuando uno de los israelitas, al paso por un charco pasó paralelo a uno de los guías y le mojó. Decidieron entonces para la excursión y avisar al jefe para que vinieran a recoger los quads. Mientras esperábamos, me despaché a gusto. Les dije de todo. Jamás pensé que tuviera un vocabulario tan extenso. Y ellos con su respuesta habitual; que acaban de salir del ejército y que necesitan diversión. ¡¡Impresentables!! Hacía más de dos años que no se veían obligados a suspender una salida. Afortunadamente para mi, pude volver a la base conduciendo mi quads mientras a ellos se los llevaron en taxi. Cuando llegué estaban esperándome para que les hiciera de traductor ante el jefe de la empresa pues querían que les devolviese el dinero. ¡Ni puto caso les hice!!

quads

Uno de los mejores días de la semana lo compartí con una pareja de vitorianos (recién casados, todavía se querían) Miguel Ángel y Maider, y otra argentina; Javier y Silvia. Grandes risas subidos en un camión-autobús.

salar

Con ellos compartí el viaje que va paralelo al famoso Tren a las Nubes, que actualmente se encuentra cerrado por falta de una estructura deficiente. Es un recorrido que supera en gran parte los 4000 metros de altura. El día completo; buen paisaje y mejor compañía. Lo menos agradable, la guía.



Y aprovechando que se organizaba un rally de coches antiguos por la provincia, decidí ver en qué consistía. Me avisaron que sería imposible. Pues llegué al hotel Sheraton donde se alojaban, hablé con uno de los organizadores y a la media hora ya estaba dentro del cóctel de bienvenida gracias a la acreditación que me agenciaron. Me invitó a acompañarles en un coche de la prensa (por supuesto, soy periodista) pero yo quería ir dentro de un coche. Y cuando vi la oportunidad, adentro me metí con Luis y Mario.



Magnífica experiencia por paisajes diversos; bosque frondosos, quebradas, valles… Y todo esto mientras disfrutaba de los actos sociales y comidas organizadas. Para finalizar, un paseo en un coche-carruajes de hace años bajo los mandos de Vélez, todo un personaje en Salta por la colección de coches viejos que posee. ¡¡Ahí va Vélez!! gritaban los más jóvenes mientras circulábamos por las calles de la ciudad de camino a mi hotel y en medio de la madrugada. Lástima haberme dejado la cámara de fotos.

500 millas de Salta

Gran tradición culinaria la de Salta. Aquí disfrute de platos típicos de la zona; locro, tamales, humitas y las sempiternas empanadas. Y por supuesto buen vino. Y que mejor ambiente que hacerlo en alguna de las famosas peñas folclóricas de Salta, siempre llenas de locales y turistas.

escenas saltenas

Entretenida y enriquecedora semana en Salta. Seguimos coleccionando experiencias humanas en entornos maravillosos.

comiendo hojas de coca

En Salta, a 6 de mayo de 2006