miércoles, 3 de mayo de 2006

'ilustre y honorífica' (norte argentino)

¡¡Hasta luego Chile, hola Argentina!! Eso supuso el paso fronterizo de Jama, dejar por el momento Chile y entregarme a Argentina. Desde San Pedro de Atacama crucé hasta llegar a Jujuy. El paisaje entre ambas localidades, espectacular, sobre todo la parte chilena.

desierto de atacama

Muy, muy recomendable realizar esta ruta. Fui el único pasajero que me bajé en Jujuy

jujuy

lo cual me sorprendió pues la provincia tiene un gran atractivo; altiplano, valles, yungas (selva) y la Quebrada de Humahuca. Sobre ésta última centré mi atención. Esta quebrada, Patrimonio de la Humanidad, es un espectáculo geológico pues el paso del tiempo ha configurado un paisaje de colores infinitos en torno a los ocres y marrones y que varían en función de la luz del día. ¿Por qué ser comedido en los comentarios si lo que intento narraros es simplemente increíble?. Habría que estar todo el día en un mismo sitio para comprobar las distintas tonalidades.

quebrada-humauca

Pueblos indígenas mantienen hasta la actualidad en estos terrenos su cultura y formas de vida. Las casas siguen haciéndose de adobe, los colores de la ropa indígena acompañan al paisaje, los guisos mantienen ese sabor tradicional y la timidez de la gente intimida al fotógrafo inquieto.

escenas-norte-argentino

Durante mis recorridos por esta provincia, llegué hasta la frontera de Bolivia, La Quiaca. Tuve que contenerme para evitar traspasarla pues este país me atrae un montón. ¡¡Enseguida voy Evo. Mientras llego, dales caña, Evo, dales caña!!

Iruya

Desde Jujuy tuve que irme a San Miguel de Tucumán en busca de los asturianos. Y lo hice sin haber logrado contactar con ellos pues los datos que el Principado posee no son correctos. Me fui al centro y como esperaba no había nadie. Pregunté por toda la cuadra y me dijeron que no solían aparecer con mucha frecuencia. Imaginaros, haber llegado hasta aquí e irme sin nada más que una simple foto de la fachada (precioso edificio por cierto). Al final a través de un vecino, conseguí un teléfono de contacto a quien llamé. Y después de encontrarlos, vaya experiencias que viví junto a ellos.

Me trataron como si estuviera en casa y eso que me presenté de improvisto. El viernes me fui a cenar con Manuel, que con apenas 32 años es el Presidente del Centro Asturiano de Tucumán además de un encanto. Fuimos a cenar con unos amigos y la velada fue fabulosa, difícilmente superable. La filosofía de vida de Jose, Las empanadas (sólo en el aspecto parecida a lo que para nosotros es una empanadilla) de carne y pollo de Antonio y su mujer, la guitarra de Martín con canciones de Atahualpa Yupanqui, la compañía de unos encantadores desconocidos y la amabilidad de Manuel, me condujeron a la cama a las seis de la noche. El sábado se organizó un asado (parrillada) en mi honor que me permitió conocer historias de asturianos emotivas, dolorosas y bonitas.

centro-asturiano-tucumán


Al llegar al hotel, y a punto de meterme en la cama, la invitación de unas tucumanas a tomar tequila me permitió ver amanecer. Lo de menos era que no me gustase el tequila (sólo lo había probado una vez antes y terminé arrastra por todo Toledo). Previamente el hostal y mi habitación se habían inundado.

El domingo, asistí a la asamblea del centro asturiano y allí me despedí de estos amigos con toda la información que buscaba y con el mejor de mis recuerdos. ¡¡Hasta pronto, amigos!!

Y me iba decidido a la cama para recuperar el sueño acumulado cuando me anuncian la visita de las amigas de la noche anterior. Y afortunadamente me animé a salir pues pude conocer una peña folklórica, un lugar donde además de comer cosas típicas, puedes disfrutar de un ambiente muy agradable mientras escuchas música local y la gente (básicamente jóvenes) bailan chacareras, zambas y escondidos. Los bailes son muy curiosos, pues ellos mueven las piernas de manera aparentemente, descoordinada. Para mis amigos de Toledo quizá les sirva de referencia esos movimientos de piernas incontrolados de Luisón. Amigo Luis, y nosotros sin saber que eras un auténtico genio de los bailes tradicionales del norte argentino. ¡disculpas!

Y cansado, muy cansado como hacía tiempo no lo estaba, así llegó el día del Trabajador. Y lo celebré trabajando, viajando de Tucumán hacia Salta por los valles Calchaquíes.

Valles-Calchaquíes

Estos valles conforman una depresión geológica longitudinal donde se asientan poblaciones desde tiempos prehistóricos. Lástima que el tiempo no acompañó y apenas pude tomar fotos. Al final del día alojamiento en el Hotel Asturias de Cafayate y conversación con Susín, su propietario y nacido en Tineo.

Y lejos de ellas, pude al fin dormir.

chicas

No mucho pues a las cuatro me levanté para tomar un autobús para llegar hoy a Salta. Y con el sueño se amontonaron los recuerdos de una semana estupenda. ¿Estupenda? ¿Pero cómo puede ser estupenda si me tiré dos o tres días realmente jodido tras perder mi teleobjetivo? Peor les fue, de ser verdad pues no me fío mucho de ellos, a dos madrileños que están dando la 'vuelta al mundo' y que sigo a través de su web (más que nada para enojarme).

Les robaron el portátil y con ello todo su banco de imágenes (yo las mías las voy mandando poco a poco a mi casa). De Madrid tenían que ser. Llevan el mismo tiempo que yo 'viajando' y ya saltaron de África a América Latina (¿?). Pues ni cortos ni perezosos han pedido a su 'público' que participen 'solidariamente' en una recolecta para poder comprarse otro. Que pierdas o te roben de algo valor, cuando viajas tan justo de dinero, es un gran golpe. Yo me tiré unos días realmente hundido. No es un drama pero en estas circunstancias, me trastoca el presupuesto de manera importante. En fin, una experiencia más de esta mi aventura.

Sigo viajando con ilusión y expectación hacia lo desconocido mientras voy acumulando voces, músicas, imágenes, sabores, olores, emociones… y la condición de haber sido nombrado por el Centro Asturiano de Tucumán 'Huésped Ilustre y Socio Honorario'. ¡¡Al diablo con el teleobjetivo!!

En Salta a 2 de mayo de 2006