jueves, 20 de abril de 2006

entre el mar, el desierto y el altiplano andino (norte chileno)

(A los impacientes, lamento el retraso.)

Veinticinco horas de autobús, 1.843 kilómetros y un montón de ansias por descubrir el escenario histórico, social, geográfico… de Iquique y del que debía reportar para GEO.

parapente-sobre-Iquique

Iquique, en el extremo norte chileno se ha convertido en los últimos años en un núcleo de progreso económico muy importante gracias al apoyo de políticas de desarrollo por parte del Estado chileno. Se pretendía con ello relanzar una ciudad, un área del país que por aquel entonces se encontraba en plena decadencia pero que poseía (y posee) una importancia primordial desde el punto de vista de las aspiraciones soberanas de Chile (frente a las históricamente mantenidas por Perú).

mas-Iquique

Iquique fue declarada en 1975 y bajo el mandato de la Junta Militar de Pinochet, Zona Franca libre de impuestos lo que le permite desde entonces ser un foco de atención para el comercio y las inversiones.

Iquique

Este factor junto a su atractivo como zona turística dado su clima benévolo durante todo el año y su destacada actividad portuaria y pesquera, la han convertido a pesar del entorno desértico en el que se encuentra, en una ciudad atractiva tanto para el que la habita como para el que la visita.

No obstante y a pesar de éste presente halagüeño, Iquique tiene un pasado duro, relacionado con la extracción del salitre. Aquí durante buena parte de los siglos XIX y XX en pleno desierto, hombre y mujeres trabajaron para vivir en unas condiciones de calor, hostilidad y sin futuro difícilmente imaginables. Os invito a leer en el mes de junio mi reportaje. Espero que como a la reviste, también os gusto mucho a vosotros. Se admiten críticas.

pampa

Tuve la oportunidad de recorrer buena parte de los alrededores de Iquique. Ello me sirvió para tomar contacto por primera vez con población indígena (aymaras) y distintos territorios. En cuestión de cuatro se es capaz de pasar del nivel del mar a estar por encima de los 5000 metros.

pampa3

Altitud que soporté bastante bien. No me hizo falta masticar las hojas de coca que me dieron. Después a nivel del mar sí la probé (la hoja). Entre medias; desierto, oasis, valles de la precordillera (entre los 3200 y 3800 m.s.n.m) y el altiplano. Siento no ser original pero una vez más, paisajes increíbles. Espero disfrutéis con las fotos.

La aridez del territorio se ve interrumpida por fértiles valles y oasis que permiten el asentamiento del hombre en medio del desierto. Sus húmedos cauces son sitios propicios para el desarrollo de la agricultura, los que proveen con sus frutos a las grandes ciudades de la costa. La presencia de estos vergeles rompen con su verdor la hegemonía de la ocre sequedad, produciendo un contraste que simboliza la lucha del hombre por ganarle al inhóspito desierto.

pampa-2

En estos valles y también en el altiplano, se establecieron pueblos indígenas. A ellos llegaron en 1536 los españoles que se establecían por un tiempo en el que aprovechaban para construir sus iglesias y casas y después algunos proseguían su recorrido. En algún caso, como pude ver, crearon sus propios lagares para hacer vino. Yo creo que si tuviésemos que conquistar ahora, en lugar de centros religiosos montaríamos centros comerciales con discotecas y pantallas gigantes para ver el fútbol. De todas formas, dejaron además de sangre, huella a su paso por aquí ya que las actuales celebraciones indígenas duran tanto o más que las nuestras. Así, la fecha de Todos los Santos se reúnen en algún pueblo ceremonial para celebrarlo durante cuatro días seguidos. Eso es conquista y lo demás invasión. Creo que ahora deberíamos de aprender de ellos.
Si pensáis en un pueblo desabitado, en que sólo se mueve el polvo en forma de remolinos, en que parece que el tiempo se paró hace cuatro siglos, eso es Isluga, un pueblo ceremonial. Increíble sensación. Allí estábamos Mario que hacía de guía y yo.
Después me trasladé más al norte, a Arica, ciudad muy próxima a la frontera con Perú y que cuenta con un importante puerto. De Arica destaca su impresionante Morro, una mole de piedra de 110 metros de altura que vigila toda la ciudad desde su mirador.

Arica-y-su-morro

El viernes y sábado había un raid de 4x4 que hacía un recorrido por el interior de la provincia y allí me fui con ellos. Afortunadamente para el medio ambiente, transitan por caminos marcados aunque algunos tramos no sé cómo pueden superarlos. Espero que las fotos os sirvan para comprobarlo.

4x4

Fue una experiencia fabulosa. Eran quince vehículos y rápido fui objeto de su atención. Una vez más fui ‘el español’. Hasta en la cena que se organizó, me hicieron hablar. Todo genial. La experiencia de ir subido a uno de esos vehículos y pasar por los sitios por los que pasamos, increíble. Y para más deleite, organizaron una cena a base de comida típica aymara; queso de cabra (que no probé, no me gusta), papa chuño (es una variedad de patata que se quema entre la nieve y después se come sin necesidad de pelarse), maíz tostado, charqui (carne deshidratada de alpaca –familia de los camélidos como las llamas), brocheta de alpaca y un licor de tuna (¿? pero estaba buenísimo). Todo exquisito.



Después de este ritmo y de tanta experiencia enriquecedora fue duro dedicar todo el domingo (más de 18 horas) a escribir el reportaje. Pero lo hice y satisfecho estoy del resultado.



Y así terminó una semana muy intensa. ¡Para qué pedir más!

En San Pedro de Atacama a 19 de abril de 2006

P.D.: Para los morbosos. Ya me comí la primera lengua chilena… Era de cordero y la cociné con ajo, cebolla y espaguetis.