martes, 2 de enero de 2007

impresiones de mi padre

Desazón, nervios, proyectos e incertidumbre, fueron los componentes de nuestro estado de ánimo en los prolegómenos del viaje a Perú. Se fue acercando la fecha y tras el paso de los días se acentuaba nuestra intriga. El viaje tan deseado se hacía realidad, en unas horas estaríamos dando un abrazo a Toñín, con el continuo interrogante de -¿cómo estará?-

Tras un vuelo sin sobresaltos, llegamos a Lima. Nuevamente desazón al no estar a la vista Toñín. Donde llamamos, que hacemos, no queda más que esperar con ojo avizor. Idea, vamos a que hagan un aviso por megafonía. En ese mismo momento nos localizamos mutuamente. Toñin con Manuel aparecen en el hall del aeropuerto. Creo recordar que la maleta se desplazaba sola, a nuestro ritmo. Por fín un abrazo nos funde y borra el tiempo pasado, queriendo refrescar la fecha de su marcha.
Saludados y presentados, nos dirigimos al coche de Manuel, amablemente puesto a nuestra disposición por Mª. Gracia.

Camino de la casa de Mª. Gracia, todo son impactos visuales, vehículos circulando sin orden, autobuses de otra generación, un entorno chocante atosiga nuestro aturdido estado de ánimo.

Como todo, vamos superando impresiones y nos metemos en el programa que Toñin ha preparado. Paseo por la ciudad de Lima, viendo la catedral, el relevo de la guardia en la sede de la Presidencia de la República, tiendas de todo y salida a Pachacama, extrarradio donde nos espera Sejo para comer y enseñarnos sus feudos de 8 años atrás, donde estuvo un verano Iñaki.

en Arequipa

Comienzan las fuertes impresiones, por las abismales diferencias culturales y sociales que se dan. Esto sería la constante del viaje. Hay que dejar patente la eficiente labor que nuestros misioneros han llevado a cabo en ese barrio, se vive una actividad formativa y de atención primaria que hay que ensalzar. Muy diferente a casi todo lo que hemos podido conocer en el resto del viaje.

Dentro de la actividad turística hemos podido ver y vivir de cerca ciudades como Arequipa, Puno, Cusco, con sus monumentos y otras localidades y asentamientos que nos han impresionado como el Cañón del Colca.

en el Cañón del Colca

El Lago Titicaca, con su enorme dimensión y altura, sus curiosas islas flotantes: Uros y la isla de Paquile, constituyen otro mundo.

en el Lago Titicaca

El Valle Sagrado, el Machu Picchu, manifestaciones del ingenio y el diseño nos deslumbraron y a pesar de nuestras estaturas nos sentimos enanos. No quiero pensar que esas obras no fueron hechas por humanos, pues son más que grandiosas. Un sin fin de bellas iglesias, en estado precario y con el denominador común de estarse restaurando con la cooperación española.

en el Machu Picchu

El viaje ha cumplido los objetivos previstos, ver a nuestro hijo y aprovechar para hacer turismo.
Como sedimento, nos ha quedado una fuerte huella en el corazón, por mucho que se nos diga nunca podemos llegar a comprender como en pleno siglo XXI pueden darse tantas diferencias y tantas carencias, muy grande habrá de ser el esfuerzo y mucho el cambio cultural.

Nuestro enorme y sincero agradecimiento a Mª. Gracia por su hospitalidad, al ponernos a disposición su casa y su servicio. Esta mujer hace patria cada día, estando y sin estar en Perú. Muchas gracias Mª. Gracia.

El viaje también nos ha servido para constatar lo que vale nuestro hijo, aunque le demos continuos repasos por su larga aventura. Hemos podido comprobar, día a día, como se relaciona, como llega a la gente y como tiene asumido su grado de compromiso con todos los que le seguimos. Cada foto, creo recordar que alrededor de 35.000 hasta nuestra llegada, es una dedicatoria, un mensaje para todos, no deja pasar ningún motivo que pueda interesar a sus seguidores, llega a cansar al que le acompaña, aunque ahora hayamos sido sus padres y antes lo fuera su hermano Luismi.

Adelante Toñin, sigue con el tesón que empezaste, pero cumple tus objetivos más inmediatos y regresa, tenemos mucho que ver y celebrar con tigo todos tus adeptos.
Un beso.