domingo, 5 de marzo de 2006

que asombra

El viaje
Tenía tantas ganas de poner pie en Argentina, que hacerlo a través de 36 kilómetros andando y llegar como primer núcleo habitable a El Chaltén, fue durísimo y una desilusión. Duro pues el paso que elegí para cruzar la frontera chileno-argentina es solo transitable a caballo y a pie (hacerlo en bicicleta, como comprobé por mis compañeros de tránsito, un infierno). La idea inicial que acordamos el día anterior junto con cuatro ciclistas, era depositar las mochilas grandes en caballos para realizar los 24 kilómetros que nos separaban del Lago del Desierto, desde donde cruzaríamos en barco hasta la otra orilla y desde ahí, en bus a El Chaltén. Pero nada funcionó. Incluso la lluvia hizo acto de presencia durante todo el día. Al hombre de los caballos tuvimos irlo a buscar y eso nos retrasó y a mi me obligó a realizar 24 kilómetros en poco menos de cuatro horas. Los caballos llegaron más tarde que nosotros y también que el barco zarpase. Eso nos obligó a dormir en una cabaña del control fronterizo argentino y como hasta tres días después no había nuevo servicio de barco, al día siguiente, mientras mis compañeros ciclistas esperaban conseguir nuevos caballos para sus equipajes yo me hice doce kilómetros en plan tobogán con mis dos mochilas y llegando absolutamente muerto.
Después del esfuerzo, llegar a El Chaltén contribuyó al desánimo. Es lo más parecido a un pueblo de película del oeste. Es un pueblo nuevo que se ha creado para dar servicio y cobertura a la gente que va a visitar el macizo del Fitz Roy y del Cerro Torre, las dos montañas más emblemáticas.

IMG_3320

Es absolutamente increíble cómo desde la planicie de la pampa emerge un macizo montañoso tan grotesco, tan espectacular. Ahí estuve tres días que aproveché para realizar excursiones.

IMG_3258

Desde El Chaltén me fui a El Calafate para visitar el glaciar Perito Moreno. Soy incapaz de describir tanta majestuosidad. Espero sirvan las fotos.

IMG_3559

IMG_3478

Después me trasladé a Río Gallegos para visitar el Centro Asturiano de esta localidad. Allí estuve con alguno de los pocos asturianos que van quedando vivos y de cuyo testimonio compruebo el sufrimiento de su vida y la dureza del abandono de la tierra que les vio nacer. Quiero agradecer a Pepe, Presidente del Centro, su amabilidad y atención para conmigo y mi proyecto.

Mensajes.
A mi padre, para que todo vaya bien en la operación del martes. ¡¡Vamos papá, que somos Jiménez!!
A Nacho, que me apoya constantemente desde Oviedo en mis dudas fotográficas y que supone para mi una tranquilidad enorme. ¡Gracias infinitas, Nacho!

Proyectos
El libro sobre los centros y colectividades asturianas en América, sigue su rumbo. Ya casi tengo finalizado los dos primeros capítulos sobre Valparaíso y Santiago.
La colaboración mensual con la web de la revista GEO, ya está en marcha www.georevista.es (recuadro rojo central). Podéis seguirla en www.georevista.com (recuadro rojo central). El viaje me está permitiendo conocer sitios fantásticos por lo que espero ofrecerlos –cuando tenga tiempo (¿?)- a distintas revistas. Aunque me cuesta verme todavía en el papel, soy un escritor (de revistas de viaje) y así es como estoy consiguiendo experiencias que de otra manera me serían muy difícil de vivir. Casi todo ello se lo debo a la confianza de GEO. El otro día recibí un correo de ellos donde me pedían que les hiciese un reportaje de la ciudad de Iquique, en el norte de Chile. Ello significa mucho para mí, ya no sólo en términos económicos sino, aún más importante, en cuanto a mi consolidación como reportero/escritor. Siento que voy en la buena línea.
Por otro lado, la revista MUY INTERESANTE va a publicarme una reseña sobre un estudio que realicé sobre la Brigada de Salvamento Minero de HUNOSA. Aunque creo que merecía una mayor repercusión, no está mal para empezar a colaborar con MUY. No quería dejar de mencionar la importancia para el desarrollo de este reportaje, de mi buen amigo Jose. ¡Jose, gracias por esto y por tantos otros detalles!

IMG_3626

También tengo apalabrado otro reportaje que dejo en suspense para ver la reacción de la gente. Cuando aparezca, lo compartiré con todos. Mientras tanto, agradezco Evelio la confianza depositada.
He obtenido permiso para visitar la mina a cielo abierto más grande del mundo que está situada al norte de Chile. Espero con ello, realizar posteriormente un reportaje.
Empecé igualmente a trabajar en el guión de un libro que me ilusiona muchísimo.
Cada día nuevos proyectos surgen y nuevos retos se avecinan. Es esa la motivación que necesito. Las cosas marchan. Poco a poco voy sintiendo progresos que han de ayudarme en mi futuro.

El tiempo
Mi viaje no tiene tiempo sin embargo vivo contrarreloj. El reportaje de Iquique que tengo que hacer, debo realizarlo antes de marzo y eso me trastoca todos los planes pues me obliga subir al norte de Chile antes de lo previsto. Hasta que no realice ese reportaje, no podré tomar ningún día de descanso. Ironías de este viaje de placer y sin tiempos…