martes, 28 de marzo de 2006

apresurada (Bariloche)

BODY:
Seguimos de viaje. Atrás dejé el sur del sur y de Ushuaia me fui detrás de la huella de los asturianos de Comodoro Rivadavia. El presidente del Centro Asturiano de esta ciudad situada en la costa atlántica es un auténtico impresentable. Me hizo irme en avión pues me dijo que tenía que marchar de viaje y una vez que llegué allí, no dio señales de vida. Y no lo hizo pues tiene ‘secuestrada’ la entidad y sin actividad alguna. Afortunadamente para mi, otra gente me atendió. Gracias a Eusebio y Sendi a través de los cuáles disfruté de sus recuerdos en España y su trabajo ya aquí en Argentina a favor de la colectividad asturiana. Gracias a Ángel y su mujer que me atendieron como si estuviera en casa. Sin ellos el capítulo sobre la historia de los asturianos en Comodoro, no hubiera existido.

como

A su presidente, que ni tan si quiera es hijo de asturianos, que se marche de una vez. ¡¡Impresentable!!
Argentina es un país inmenso, por todos los lados. Su inmensa pampa no me deja de sorprender; desde el aire, en medio de ella… Aunque son distancias enormes, creo que se hace imprescindible recorrer el país en coche.
Desde Comodoro me vine a Bariloche, a la región de los Lagos.

barri

Es Bariloche un lugar turístico que se permite el lujo de tener dos temporadas altas; el verano y el invierno, temporada ésta en la que muchos esquiadores llegan hasta aquí a disfrutar de la nieve. Durante el buen tiempo, el senderismo es otro de los grandes atractivos. Durante el fin de semana hice una ruta de montaña en la que coincidí con gente encantadora Enrico (italiano), Conchi (española afincada en Alemania), Claudio, Graciela, Silvia (argentinos) y Vera (holandesa).

tr5

Lo pasamos en grande en un entorno muy bonito de montañas preciosas y glaciares temibles.

trona1

Vera se sumó a mis planes y estamos compartiendo estancia en esta zona.
Ayer estuvimos andando en bicicleta y en un par de horas nos vamos a pasar tres por la montaña aprovechando el buen tiempo que estamos teniendo.

tr2


El tiempo pasa deprisa en estos días. A penas tengo tiempo para cumplir con mis compromisos por lo que espero comprensión. Tiempo es también el que me falta para seguir contándoos los habitares de este viaje. Pero tiempo es también el que tenemos por delante.
Hasta entonces, abrazos… apresurados pero sentidos cada uno de ellos.

tr1